Acné

El acné puede convertirse en una gran molestia entre adolescentes, sobre todo en las pieles grasas. Existen varios tratamientos para acabar con él.

Beneficios

Una piel sin impurezas

Piel más fina y cuidada

Más belleza en el rostro

Acné

Cuando esta retención de grasa se infecta aparece el grano. Los puntos negros, blancos y granos son los que definen al acné, que será más o menos grave en función del número de lesiones que tenga de cada uno de ellos.

¿Qué es el acné?

Acné es el término que se utiliza para designar los poros tapados (puntos negros o espinillas y puntos blancos), granitos, y protuberancias más profundas (quistes y nódulos) que se producen en la cara, el cuello, el pecho, la espalda, los hombros e incluso en la parte superior de los brazos. La mayoría de los adolescentes padecen de alguna forma de acné. No obstante, los adultos que poseen entre 20 y 30 años, e incluso aquellos de más de 40 años pueden presentar acné. El acné puede conducir a la aparición de cicatrices serias y permanentes.

Se produce porque las hormonas masculinas que se encuentran tanto en el hombre como en la mujer aumentan durante la adolescencia (pubertad), estimulando y agrandando las glándulas sebáceas de la piel. En raras ocasiones el acné se debe a un desequilibrio hormonal.

Las glándulas sebáceas están conectadas a un canal piloso: el folículo. Fabrican una sustancia oleosa llamada sebo, que llega a la superficie de la piel. La grasitud (sebo) provoca que las células del revestimiento folicular secreten más rápidamente y se aglutinen formando un tapón en la abertura del folículo piloso. En esa mezcla de grasa y células presente en el folículo crecen bacterias. Estas bacterias producen agentes químicos que estimulan la inflamación y causan una ruptura en la pared del folículo. El sebo, las bacterias y las células epidérmicas derramadas se vierten a la piel provocando enrojecimiento, hinchazón y pus -un granito.

Tratamientos contra el acné

Nuestros tratamientos se aplican de manera externa, restringiendo el uso de medicamentos sólo a casos indispensables. En una primera fase, consisten en la realización de limpiezas profundas que recuperan el equilibrio de la piel necesario para garantizar su estado saludable.

Seguimos con la aplicación de ácidos suaves que afinan la piel, a modo de peeling químico no agresivo, favoreciendo la renovación de las capas superficiales de la epidermis, eliminando las lesiones acnéicas desde las primeras sesiones y manteniendo más tiempo la limpieza de la piel.

En pocas sesiones, dependiendo de la importancia del acné, conseguimos que la piel aparezca más equilibrada, suave, fina, homogénea y con las lesiones del acné controladas, evitando así la formación de cicatrices, y la progresión de la infección.

Cómo trata un peeling la piel con acné

La superficie de la piel está recubierta por una capa de células muertas llamada córnea que se forma a partir de las células germinativas o basales.

Cuando esta capa es más gruesa, da un aspecto opaco a la piel y favorece la retención de la grasa en el interior de los canalículos sebáceos favoreciendo la aparición de impurezas.

Los peelings eliminan químicamente esta superficie de células muertas estimulando la formación de nueva piel por parte de la capa germinativa o basal. Así conseguiremos una piel renovada, más transparente y con menos riesgo de acumular impurezas.

Suscríbete a nuestras noticias

Hemos añadido una herramienta para que podáis suscribiros a nuestras noticias y así estar informad@s de las últimas novedades en estética, asi como de todas nuestras noticias y promociones. Además si os suscribís y nos mandáis un email explicandonos cual es vuestro tipo de piel, podéis pasar por nuestro centro a recoger unas muestras de productos que habré escogido personalmente para vosotr@s.

Te has suscribito correctamente