Ahora es el momento de tratar las manchas oscuras de la piel que han aparecido durante el verano.

En verano la exposición a la luz solar estimula la formación de melanina que, además de broncear, puede provocar la aparición de manchas oscuras en la piel. La incidencia vertical de los rayos solares hace que a pesar de protegernos con filtros solares, la simple exposición a la luz ya desencadene la aparición de manchas solares.

Tipos de manchas

Hay dos tipos principales de manchas solares en la piel, las que aparecen con la edad y como resultado de la acumulación de horas de sol en la piel. Estas, llamadas lentigos seniles, suelen aparecer en la tercera edad, aunque están más relacionadas con la cantidad de horas que se ha tomado el sol (capital solar). Las características de estas manchas es que son claramente definidas, más o menos grandes y van aumentando con el tiempo. Suelen aparecer en las zonas foto-expuestas como la cara, las manos, el escote y las piernas.

Es importante distinguir el tipo de mancha porque el tratamiento que daremos a cada una de ellas será completamente distinto.

Hay otro tipo de manchas que aparece en el rostro de mujeres jóvenes, muchas veces relacionadas con el embarazo o los anticonceptivos. Son de bordes irregulares y pueden afectar a toda una zona facial como, por ejemplo, la frente, las mejillas o el labio superior. Son de origen desconocido pero se les supone un origen hormonal.

Tratamientos adaptados a cada tipo de mancha

Las manchas de envejecimiento se tratan con gran éxito utilizando el láser de Alejandrita. Su gran ventaja es su gran precisión y selectividad, solo la mancha se verá afectada y se evitará lesionar la piel que la rodea. Precisamos de dos a tres sesiones como máximo y la duración del resultado es variable pero puede oscilar entre uno y tres años. Hay casos en los que la mancha no vuelve a aparecer o cuando lo hace es de color mucho mas claro.

Las pieles que tienen manchas solares han estado expuestas a muchas horas de sol y por ello presentan un grado de envejecimiento más o menos importante. En este caso, después de eliminar las manchas con el laser, realizamos unos peelings, renovando la piel afectada y uniformando el color de toda la zona para dar a la piel un aspecto general mucho más rejuvenecido.

Las manchas de la mujer joven conocidas con el nombre de melasma y  cloasma(dependiendo de si aparecen con el embarazo o no) se tratan con mayor éxito con peelings despigmentantes. Estos peeling promueven la renovación de la piel a la vez que frenan el proceso de pigmentación, evitando la nueva aparición de las manchas. El tratamiento de estas manchas es más difícil que el de las solares o seniles ya que durante el invierno conseguimos disminuirlas mucho, pero la luz solar del verano las puede volver a activar.

Es por ello que recomendamos hacer siempre un mantenimiento cada otoño para eliminar las que hayan podido aparecer durante el verano.

Si tienes alguna duda puedes dejar un comentario o contactarnos a info@draescoda.com

Dra. Nuria Escoda